top of page

Artículos

Sistema Elkonin-Davidov-Repkin: un análisis de la teoría de la actividad de estudio (1959-2010).

Roberto Valdés Puentes

Didáctica desarrolladora. Retrospectiva desde sus primeras publicaciones

José Zilberstein Toruncha, Silvia Olmedo Cruz

El laboratorio de matemáticas: su impacto en profesores y alumnos.

Marco Antonio García Juárez

Sistema de capacitación a directores de escuelas primarias en Cuba. Experiencias y sugerencias.

Elisa Francisca Herrera Orúe

Epistemología y educación.

Ronald José Lárez Romero

La investigación pedagógica: propuesta de etapas para su organización

Julio Cerezal Mezquita, Jorge Pedro Fiallo Rodríguez

Boaventura De Sousa Santos: La cruel pedagogía del virus.

Ronald José Lárez Romero

Editorial

 

En el año de 1997 nació nuestra Revista Desafío escolar, como un espacio de socialización de las experiencias investigativas de destacados especialistas en el área de las Ciencias Pedagógicas de América Latina. En tal proyecto editorial se hermanaron dos instituciones: el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas de la República de Cuba y el Centro de Investigación y Desarrollo educacional de México.

 

Hoy día, ya en un nuevo milenio, después de que varios volúmenes han visto la luz y que el Departamento editorial de CEIDE ha publicado más de cincuenta títulos de autores nacionales y extranjeros, retomamos el proyecto de la Revista, que tendrá formato impreso y digital. Mantenemos el propósito que le diera origen: difundir las experiencias de especialistas destacados. Agregamos un propósito más, que esperamos se logre en un futuro no muy lejano, el difundir las experiencias de los maestros de grupo, de aquellos que representan a la pedagogía viva, quienes cotidianamente desarrollan su creatividad para enfrentar los retos de su práctica docente, sobre todo, de aquellos que laboran en contextos depauperados.

 

Sin lugar a duda, la pandemia de covid 19, evento de carater mundial que trastocó la vida de la humanidad toda, nos ha obligado a resignificar la labor que desarrollamos en nuestras escuelas. Se ha requerido repensar el papel de los docentes y, en general, nos ha obligado a replantearnos los roles de todos los que integramos la comunidad escolar. 

 

Con relacion a los saberes de los docentes, se ha tenido que enfatizar en aquellos que tienen que ver con las habilidades digitales. Aunque ya se habian planteado como un requerimiento de la epoca, hubo necesidad de profundizar en ellas.  En el caso de los profesionales que no tenían ni el más mínimo acercamiento, tuvieron que inicar su alfabetizacion informática, lo que permitió enfrentar el reto de la educacion en línea a través de diversos recursos como meet, classroom o Zoom.

 

Hoy día, como resultado de la pandemia, cobra sentido hablar de la pedagogía del virus, de lo que nos enseñó ese problema sanitario desde diferentes aristas. En el plano de la salud, nos permitió reconocer la importancia que tienen para mantener un buen estado de bienestar personal y social, los programas preventivos como la vacunación. Lo relevante que resulta tener un Sistema de salud con un buen grado de fortaleza que sea capaz de enfrentar contingencias extraordinarias.

 

En el plano social, el reconocimiento de la necesidad de ser solidario con la familia, con los compañeros de trabajo o simplemente con las personas que viajamos en el transporte colectivo. Sentimiento de solidaridad que nos conduce a ser empáticos con todos, se encuentren lejos o cerca, en nuestra comunidad o en otra, en nuestro país o en otro. Incluso apenas viendo sus imágenes con escenas de sufrimiento causado por la pandemia o leyendo sus tragedias por ese mal.

 

En el ámbito educativo, el impacto más importante es que nuestros estudiantes fueron confinados en sus hogares y se cerraron las escuelas. En nuestro país, la memoria nos llevó a la mínima experiencia de confinamiento de unos catorce años atrás, por la epidemia de influenza causada por el virus AH1N1. Desde el 23 de abril de 2009, todas las escuelas del país permanecieron cerradas hasta el 11 de mayo del mismo año,  apenas unos días.

 

En la mente de los que vivimos esa experiencia estaba la sensación de que la pandemia de Covid-19 sería igual de pasajera. No fue asi, el receso escolar se dio en marzo de dos mil veinte cuando, según las indicaciones oficiales, se suspendieron principalmente ciertas actividades económicas. Se restringieron las congregaciones masivas y se recomendó permanecer en el domicilio a la población en general. Se retomaron las labores en nuestras escuelas de manera paulatina hasta el incio del Ciclo escolar 2022-2023.

 

Justo en este contexto de postpandemia, época de incertidumbre y de profundas crisis en diferentes ámbitos de la realidad, sale nuestra Revista, esperando que se retome como un espacio de diálogo de subjetividades entre la comunidad educativa y con la convocatoria abierta para todos los interesados en la educación para hacerla suya.

bottom of page